La guía definitiva del blíster

Si tenemos un producto y estamos buscando envases, hay uno por excelencia que destaca sobre el resto: el blíster. Una vez que conocemos de su existencia, llegamos a las preguntas claves: ¿Qué es un blíster? ¿Cuál es el blíster más adecuado para mi producto? ¿Dónde se utiliza? ¿Qué tipos de blísters existen?

¿Qué es un blíster?

El blíster es un tipo de packaging que se suele usar para bienes de consumo pequeños y productos de farmacia. Éstos se fabrican de termoplásticos, aunque se pueden encontrar otras partes como una lámina de aluminio o las ‘cartelas’ (un cartón para mostrar instrucciones o un diseño). El blíster se hace moldeando una lámina de plástico con calor y creando una cavidad en la que encaja el producto. Posteriormente, se sella la parte de atrás con otra lámina de plástico (soldadura por alta frecuencia) o se pega a una cartela (termosellado).

 

¿Dónde se utiliza el blíster?

El blíster que todo el mundo conoce es el usado por la industria farmacéutica para las pastillas o aspirinas, pero existen muchos más tipos ampliamente extendidos. Por ejemplo, el envase que recubre a las pilas que uno compra en el supermercado también es un blíster. Este tipo de envase se usa en muchas áreas y no sólo en farmacia. Los blísters se utilizan para ser colgados en expositores y dar visibilidad al producto. Además, son una forma de packaging barata, a prueba de robos, a prueba de filtraciones de sustancias y que ofrece buena protección al producto. Por eso, tiene sentido que se haya extendido tanto su uso en el mundo.

¿Qué propiedades tiene el blíster?

El blíster se puede hacer de distintos tipos de polímeros como el PVC, PET, PS, ABS, plásticos reciclados y otros materiales que se van introduciendo como los bioplásticos. Las propiedades más notables de los blísters de plástico son:

  • Barrera ambiental: Los blísters de plástico ofrecen una excelente barrera al oxígeno y a la humedad. Esto hace que el producto que hay dentro no se degrade o tarde mucho más en hacerlo. Estas propiedades mejoran cuanto más espesor tiene el material.

 

  • Resistencia al agua: el plástico protege el producto en su interior del agua, vapor de agua o cualquier otro líquido. Sin embargo, el grado de resistencia al agua depende del material que se use en la parte de atrás. Si se usa una cartela directamente usando termosellado, esta propiedad se reduce bastante, ya que el cartón absorbe el agua con facilidad.

 

  • Alta reciclabilidad: con la técnica y material adecuados, el blíster de plástico es 100% reciclable. Esto es bastante importante, como ya vimos en otro artículo.

 

  • Protección Ultra-violeta: el grado de transparencia del blíster puede controlarse (usando distintos colores, por ejemplo) y, por tanto, la cantidad de radiación UV recibe el producto también se puede controlar. Sin embargo, el uso de esta propiedad es más común en la industria farmacéutica.

 

  • Protección contra golpes y arañazos: si un blíster está bien diseñado y fabricado, mantiene el producto en su lugar y lo protege de caídas o golpes accidentales. El plástico también protege el producto en el interior de cualquier tipo de arañazo.

 

  • Garantía de sellado: los blísters son muy difíciles de reusar. Una vez que este envase se abre, no puede cerrarse de forma fácil. Además, dependiendo de la técnica usada, los blísters pueden ser bastante difíciles de abrir, limitando así la facilidad para que el producto sea robado en una tienda sin un cuchillo o tijeras.

 

  • Alta visibilidad del producto: los blísters de plástico hacen que el producto sea visible. Esto hace que el diseño del propio producto resalte más y que dé transparencia por parte del proveedor, ya que el consumidor ve lo que está comprando.

 

¿Qué tipos de blíster hay?

 

Blíster Termoconformado

 

Es el tipo de blíster más común. El termoconformado de blísters conlleva calentar una lámina de plástico u otro polímero a una temperatura en la que se le puede dar forma usando un molde. Dentro de este envase se deja una hendidura para meter la cartela de cartón con información sobre el producto y ésta queda perfectamente fijada. Las posibilidades son infinitas. Además, si se utiliza un plástico apto, este envase es 100% reciclable. La gran ventaja de este tipo de blíster es que protege de humedad, agua y de golpes.

 

Blíster Termosellado

 

En esta técnica, la parte de plástico se termoconforma como se ha explicado en el punto anterior, pero con una diferencia: este plástico se pega a una cartela de cartón, a la que se le aplica un barniz especial. Esta técnica, aunque en gran uso hoy en día, no es ideal porque dificulta mucho el reciclaje del envase, ya que el plástico está pegado al cartón y se quedan restos. Además, si se moja el producto, el cartón absorberá todo el agua, pudiendo echar a perder el producto.

 

Blíster Encapsulado

 

Este tipo de blíster se hace con una lámina termoconformada que es ‘atrapada’ dentro de cartón troquelado. Para esta técnica no es necesario pegar el cartón al plástico y esto la convierte en 100% reciclable con los materiales adecuados.

Blíster Termoconformado con Alta Frecuencia

 

En este tipo de blíster, además del proceso de termoconformado, se aplica la soldadura por alta frecuencia. Esto hace que quede muy bien cerrado, ya que se aplica calor y presión para unir la lámina ya termoconformada con otra lámina de plástico. Este blíster se extiende por todos lados y cubre todo el producto y la cartela. Es ideal si queremos que nuestro producto sea muy difícil de abrir sin una herramienta como tijeras o cuchillo y esté muy protegido de condiciones atmosféricas y golpes. Al igual que el blíster termoconformado común, es 100% reciclable.

Blíster de Doble Burbuja y Autocierre

 

El bíster autocierre es un tipo de envase que tiene una especie de ‘visagra’ de plástico que une dos láminas termoconformadas. Éste se usa generalmente para productos un poco más pesados. La principal ventaja de este blíster es que se puede reusar y es fácil de montar ya que no requiere soldadura por alta frecuencia. Por otro lado, el blíster de doble burbuja es exactamente lo mismo pero sin visagra. Ambos son completamente reciclables y reusables para el mismo producto. El blíster autocierre es ideal si tenemos un presupuesto reducido y queremos envasar los productos nosotros mismos para nuestra tienda de e-commerce, por ejemplo.

 

 

¿Qué usos tiene el blíster?

El blíster se utiliza como forma de envase en múltiples industrias. La farmacéutica es una de las que más con los conocidos blísters de pastillas, pero también se usan para envasar productos tecnológicos, herramientas, productos de papelería, videojuegos y otros tipos. El envase blíster garantiza que el producto llegue correctamente al consumidor final sin daños y que tampoco sea robado en una tienda.

¿Cuáles son los pros y contras del blíster?

El blíster tiene muchas ventajas y es una solución de embalaje barata. Sin embargo, si este envase no se diseña y fabrica por profesionales expertos, puede dar lugar a problemas como que el producto se mueva de su sitio durante el transporte y quede ‘descolgado’ del blíster o que sea demasiado difícil de abrir por los consumidores. Además, si no se diseña adecuadamente, también es posible que el producto tenga menos protección. Por último, a pesar de que el blíster es 100% reciclable, hay técnicas como el termosellado que hacen que sea mucho más difícil de reciclar y que además no protegen tanto del agua.

 

¿Qué te ha parecido la guía? ¿Te ha aclarado alguna duda?

¡Comenta más abajo con tus dudas pendientes u opinión!

No Comments

Post A Comment

Newsletter

¡Subscríbete al blog para recibir las últimas novedades sobre el mundo del envase!

Call Now ButtonPulsa aquí para llamar
0