¿Cómo se hacen los envases de plástico?

Los envases de plástico son utilizados en el mundo entero y en múltiples sectores: alimentación, electrónica, farmacia, etc. Aunque estamos muy acostumbrados a usarlos y no le demos demasiadas vueltas, estos envases conllevan distintos procesos de fabricación y muy distintos entre sí. En este post vamos a hablar de cómo se hacen los envases de plástico y los tipos que hay.

Termoconformado

El termoconformado es un proceso industrial que consiste en calentar una lámina de un termoplástico como el PET o PVC junto con un molde de aluminio. Este molde aplasta la lámina y deja su forma, creando envases termoconformados como bandejas, expositores… etc. Además, los envases como el blíster pueden implicar otros procesos como la soldadura por alta frecuencia. En este otro post también hablamos de los tipos de envases de plástico que se pueden fabricar con termoconformado.

Troquelado de plástico

La ‘troquelación’ o troquelado de plástico es un proceso en el cual a una lámina de plástico se le recortan o troquelan unos agujeros o pestañas que después se pueden doblar para montar y crear cajas de plástico. Éstas pueden tener cualquier forma: desde pirámides y rectángulos hasta la tradicional caja cuadrada. Este proceso es bastante simple y útil a la hora de generar envases de plástico.

Cajita-forma-de-piramide-troquelada-caramelos

Inyección-Soplado

La inyección-soplado consiste en calentar plástico, que se introduce en forma granular o de ‘granza’, a una máquina que tiene una especie de conducto por el que se calienta conforme avanza. Esto hace que se derrita el plástico y, una vez llega al final del circuito, llena el molde, adquiriendo así su forma. Al mismo tiempo, se sopla este material con aire a presión para que se expanda. Este proceso sirve para obtener envases de plástico como las botellas PET de agua que conocemos.

Extrusión-Soplado

La extrusión-soplado es un proceso bastante parecido al anterior. La diferencia es que, en lugar de haber un molde al final del circuito, el propio circuito moldea el plástico derretido, que suele tener forma de cilindro. Al final del circuito, se sopla el material con aire a presión para que se expanda y tenga la forma deseada. La extrusión se limita a envases de plástico más simples, como los tubos de pasta de dientes.

¿Qué te parece? ¿Tienes alguna duda?

¡Déjanos un comentario!

No Comments

Post A Comment

Newsletter

¡Subscríbete al blog para recibir las últimas novedades sobre el mundo del envase!

Call Now ButtonPulsa aquí para llamar
0